18 de diciembre de 2007

Revista Escáner Cultural 100 números de arte y cultura

Aprovecho estas líneas para felicitar a la Revista Escáner Cultural por sus 100 números de arte y reflexiones sobre la cultura en un espacio abierto de comunicación y de apertura frente al intrusismo fariseo generalizado en la construcción y venta de la cultura vulgaris (para un mundo vulgar) elevada a arte por los “manipuladores de la esencia del arte…….. No problemas mientras los no artistas controlen, comisaríen o hagan de curators: Un arte que no transmite….ninguna esencia especial al espectador, pero que posibilita grandes beneficios a seres adinerados sin otro menester que la simple especulación dentro de la incultura que en su afán por demostrar lo contrario compran ese arte como quien se compra un coche de gran cilindrada para que se vea el poderío económico de quien lo posee.

Alejaos de esas grandes organizaciones que necesitan “artistas” vulgares para subirlos a los altares mediante grandes loas y discursos vacuos, pero grandilocuentes en su palabrerías……Un arte que no lo es, pero del que llenan sus propias galerías con sus cachivaches. (Normalmente las obras de estos “artistillas de la vida” son comprados por los miembros pudientes de las mismas organizaciones. Un negocio como otro cualquiera (mejor pues tiene desgravaciones y a muchos les sirve para lavar sus negros dineros”)

El arte en el siglo XXI dará un salto que puede romper todas esas “inmobiliarias””inmovilistas “. Mientras tanto a ver lo de siempre……que otros ya organizan y piensan por nosotros.

Todo esto viene a colación del escrito que publica la revista Scanner en su número 100:

¡ EL ARTE ABANDONA LA GALERÍA ! ¿A DÓNDE VA? – Adolfo Vásquez Rocca – Nº 100 de ESCANER CULTURAL

(Este artículo completo en la siguiente entrada y bajo licencia Creative)

2 comentarios:

Adolfo Vásquez Rocca dijo...

Estimado Natxo Zenborain

Agradezco la valoración otorgada a mi Artículo "¡ EL ARTE ABANDONA LA GALERÍA ! ¿A DÓNDE VA? – Adolfo Vásquez Rocca – Nº 100 de ESCANER CULTURAL" y su difusión en este Blog -tan fiel al espíritu que ánima mi Texto-"Arte en Libertad".

Agrego unas Notas finales a la reflexión aquí expuesta:


Beuys o cuando el Arte abandona la Galería.




Una de las metas fundamentales de Beuys fue unir arte y vida –en un sentido antropológico y político– de allí que todas sus obras y producciones estén dominadas por el concepto de escultura social, esto es, por la férrea voluntad de promover la solidaridad entre los seres humanos y mejores condiciones de vida.



Beuys logra transformar las fuerzas disolventes del neodadaísmo, en un ímpetu constructivo, punto de partida de un arte que –con resonancias espirituales– integra individuo y sociedad en un retorno a la conciencia de lo sagrado de la vida humana en su desnuda cotidianeidad.




Estos objetivos están a la base del gesto iconoclasta de Beuys, de su declaración de abandono del arte, con el que puso en operación el sueño vanguardista de la disolución del arte en la vida. Quizás haya que poder fracasar como artista para avanzar como hombre. Quizás deban descansar incluso los mismos poderes creadores de obras como terrenos ya demasiado explotados durante largo tiempo. Los desmontajes de la felicidad creativa muestran al arte la dirección para hacerse a un lado.

En el interior de los mismos poderes creadores de obras se ha abierto una brecha que se hace cada vez más profunda. El arte ya no ve en el virtuosismo su condición absoluta. Las fuerzas artísticas ya no reconocen en el dominio técnico de los medios a sus aliados naturales. La capacidad de ser feliz se ha distanciado de las potencias estéticas que se muestran. Las campañas pro felicidad de la modernidad también conocen sus héroes y vencedores.





Como señala Sloterdijk “En su poder creador de obras –el Arte moderno– contiene la promesa de que los seres humanos pueden elevarse hasta alcanzar la posición desde la que generar las condiciones de su propia felicidad. Los humanos se manifiestan así como seres que son capaces de crear las condiciones previas necesarias para su felicidad y soslayar las causas de su infelicidad; poseen además el don de poder expresar su desgracia. Esta triple capacidad tiene el efecto de una gracia; quien participa de ella es miembro de la alianza humana contra las fuerzas de la infelicidad”18.



El derecho al arte no procede de ningún otro lugar más que de la propia llamada de las fuerzas humanas a la propia felicidad. La felicidad se llama a sí misma; se fortalece mediante su propia evocación; mediante su fortaleza se hace feliz a sí misma. Del magnetismo de la felicidad depende finalmente la capacidad radiante de la habilidad moderna. Es la atracción de la felicidad hábil con cuya ayuda ser capaz de vivir supera a tener que vivir. Con ello el juego se introduce en el carácter lastrado de la vida. El arte es la tendencia antigrave, cruza el umbral del tú debes al tú puedes. De ahí que posea la seriedad de los grandes desahogos19.




Las obras de arte significativas son lugares que se abren mediante la autorevelación de los poderes creadores de obra más felices. Al ser el gasto de esos poderes celebratorios y fluir del agradecimiento hacia sí mismos, cada obra de este tipo confluye en la capacidad universal de felicidad. Están tan distantes de la habilidad infeliz como de la muda miseria. La obra de arte de la modernidad es testigo de que las contribuciones humanas a la felicidad son posibles. Más aún, dejar llegar a la certidumbre de que el propio ser humano puede ser la contribución, cuando es libre para ser hábil, y también está libre de ser poseído por lo que sabe hacer.





A Beuys el utopista, el pintor, el escultor, el diseñador gráfico, el performer, el teórico del arte, el político, el poeta, el dandy, el hombre de las cavernas, el profesor, el líder carismático, el chamán, el padre de familia, el héroe de guerra incombustible20, condecorado dos veces con la Cruz de Hierro, el que se reconvirtió en político pacifista y militante del partido verde, a él, no le interesaba exponer. Para Beuys exhibir fue siempre sólo una excusa para hablar de la utopía del Arte ante audiencias numerosas. Beuys fue un ácido crítico el sistema del Arte y se resistía a que su obra quedara confinada a galerías, museos y páginas culturales de la prensa del espectáculo.


Dr. Adolfo Vásquez Rocca

JOSEPH BEUYS “CADA HOMBRE, UN ARTISTA”; LOS DOCUMENTA DE KASSEL O EL ARTE ABANDONA LA GALERÍA.

Leer completo:

http://revista.escaner.cl/node/473

Adolfo Vásquez Rocca dijo...

ILYA KABAKOV EL ARTE DE LA INSTALACIÓN

Para profundizar las ideas expuestas en "El Arte Abandona la Galería" he publicado

el Artículo, "Ilya Kabakov; Arte de la instalación, conceptualismo ruso y el Palacio de los proyectos",

En Escáner Cultural, Revista de Arte contemporáneo y nuevas tendencias, Nº 101 - enero - febrero 2008, http://revista.escaner.cl/node/598

"...Sobrevalorado o no, trascendente o no, el artista ucraniano Ilya Kabakov se ha convertido en uno de los representantes más visibles del arte de la instalación en las dos últimas décadas. Su más reciente creación “El Palacio de los proyectos”, como suele ocurrir con sus obras, no deja a nadie indiferente. Este trabajo recrea un imaginario lugar de madera, estructurado en diversas dependencias a las que el espectador accede como si se tratara de una tienda de muebles reciclados.



Cada estancia contiene elementos que varían de una a otra. Pero siempre puede encontrarse una silla y una mesa sobre la cual se halla un texto escrito (65 en total). Declaraciones mecanografiadas de seres anónimos de Moscú, Kiev y otras ciudades de la antigua Unión Soviética (hoy de países como Rusia o Ucrania).


Obreros, taxistas o ingenieros escriben, en pleno delirio existencial, sobre temas agrupados en tres grandes apartados: la mejora de la vida de otras personas, la estimulación de la creatividad y la perfección de uno mismo como individuo.

...

En las instalaciones de Ilya Kabakov siempre se observa la presencia de la memoria, a veces con retazos autobiográficos, como el antiguo espacio de una casa, que después fue ruina, y luego dio paso sólo a la huella de la ruina. Esta huella es la memoria y la historia de otros.


Muchas veces la presentación de sus instalaciones, vivencias del pasado detenidas y extraídas, dejan una sensación de desolación, tristeza y necesidad de evasión.


Pese a todo siempre existe un lugar para la esperanza y ese lugar siempre está conectado con el pasado. Cada tiempo, cada espacio, cada territorio tienen imágenes simbólicas, que representan un cierto anclaje a determinadas ciudades y casas.


El arte contemporáneo se nos presenta de dos formas: una de ellas es la que muestran los museos y exposiciones, en las que el visitante está formado y sabe lo que está viendo o lo que espera ver. La otra es la de mostrarse a sí mismo como proyectos públicos, directamente dirigidos al espectador en general. No se trata de “teatro sólo para dramaturgos” sino para un público diverso y variado en cuanto a la profundidad de su conocimiento del arte. De esta forma, las reacciones frente a la obra de Kabakov pueden ser de sorpresa o desconcierto, pero jamas de indiferencia. La precariedad de sus obras puede ofrecernos las formas de un lirismo superior y convertirse en una nueva épica de la resistencia, llegando a ser un duro emplazamiento ante un mundo obsceno, una dura forma de responder a la cuestión de para qué arte en tiempos de indigencia. ...

Ver Artículo completo en Escáner Cultural, Revista de Arte contemporáneo y nuevas tendencias, Nº 101 - enero - febrero 2008, http://revista.escaner.cl/node/598

Atte.

Adolfo Vásquez Rocca