8 de marzo de 2009

El retorno del Viaje Saturnal

Tras mi viaje mental Saturnal y de regreso al Estudio: Os diré que todo transcurrió por los límites normales  para algunos, e insondables para otros.

Todo comenzó cuando descendí suavemente de los brazos de  un Morfeo a la vez sonriente y un poco quejoso del trabajo extra –Nadie le había avisado-, me depositó en un inmenso jardín de un Palacio,  donde una aparente escultura me esperaba cual corcel alado, en representación de Pegaso.

Los relinchos de salutación al llegado y la paz que se respiraba en este lugar se truncaron en tremendo bullicio y alboroto, al paso de seres rutinarios -me dijeron que se llamaban “Los rutinarios - . Calcados unos de otros en sus pobres miserias….errantes de siglos, y solo por instantes  parecían cambiar sus haraposos atuendos en la rueda de su “mal destino ganado”. 

No eran hombres, no eran mujeres, eran muñones de carnes que querían tener formas humanas…Igual en algún preciso instante de sus vidas pudieron tener un “caparazón humano”, pero sus palabras resonaban como graznidos,

¿Hablando?.. o mejor dicho: gritando ininteligiblemente para este profano en la materia.

 Apenas fueron unos instantes con tan prolífica manifestación de entes abigarrados.

 Y yo que esperaba algo más “divertido” para los sentidos, pues pensaba en mi interior que no había atravesado las barreras de la “norma” para ver más  que elementos gritones,  como los que acostumbro a divisar “a diario” entre algunos que dicen ser humanos.

 Quería disfrutar del conocimiento –ese que sigue asustando a timoratos-…pero por lo visto para conocer hay que ver y estar al tanto de un sin número de obscurantismos vigentes, desde el principio de la nada ….forjada y “modificada” a base de pequeñas intuiciones hasta nuestros días …..

No entendía mucho de lo que iba sucediendo a mi alrededor, cuando, una enigmática luz brillante cual simpática luciérnaga por su tamaño,  empezó a dar vueltas y vueltas, cada vez a mayor velocidad, no fue  mareo lo que producía en mi mente al seguir girando a mayor velocidad la luz, pero  ello debió suponer en mí  una especie de desvanecimiento –que no se el tiempo que duró- y para cuando volví a despertar… abrí de nuevo los ojos para  encontrarme en una ciénaga de barro y piedras negras.

 Cual niño que juega me dispuse a modelar lo que en un instante vi reflejado en una nube que pasaba, mitad radiante, mitad obscura y para terminar este breve escorzo del viaje Saturnal les dejaré a los lectores con “esto”, que es lo que mis ojos vieron…..en Palacio. .

 La fachada cuarteada como barro ajado, en la dualidad sometida a un pétreo y extraño corazón negro formándose, pero tan alejado del que en un principio fuera un ser con vida propia …..y mientras el corazón negro crecía el  resultado que quedaba del ser exterior se iba deshaciendo.

 Y este es en formato Slide lo que vi en este Jardin de un Palacio en mi viaje Saturnal

 

PD: Tranquilos lectores que los viajes en autobús, tren, barco o aviones, con destinos más “reales” también conozco……pero eso son viajes físicos y yo quería ir de viaje con la mente y para eso todavía no me han inventado medios de locomoción normales para tales fines.

Disfruten de este día 8 de Marzo

No hay comentarios: